Tras meses y meses de trabajo e interrogantes, la sonda espacial New Horizons envió la primera imagen clara de Ultima Thule, el misterioso asteroide que se encuentra en los límites de nuestro sistema solar, aproximadamente a 1,000 millones de millas de la Tierra.
La imagen confirma los descubrimiento de la NASA sobre que Ultima Thule solían ser dos cuerpos separados que se desprendieron de una nube de objetos especiales y que comenzaron a fusionarse producto de una rotación, un proceso que inició hace unos 4,500 millones de años.

La comunicación de New Horizons con la NASA comenzó justo en Año Nuevo, durante la medianoche del 31 de diciembre, y tardaron seis horas en recorrer la distancia con nuestro planeta a la velocidad de la luz. “La sonda está en perfectas condiciones. Acabamos de conseguir el sobrevuelo más lejano”, confirmó Alice Bowman, jefa de operaciones de la misión.

Ultima Thule es un objeto referente del cinturón de Kuiper o Cubewano. Entre los datos que revelan la nueva imagen se encuentra un ajuste de las medidas estimadas del cuerpo, antes conocido como 2014 MU69, a un largo de 35 kilómetros y 15 kilómetros de ancho; antes se estimaba que sus dimensiones eran entre 30 y 45 kilómetros de diámetro.

Su nombre proviene de un término de origen griego usado por geógrafos romanos y medievales para indicar el norte lejano o un lugar “situado más allá del mundo conocido”.

por uno cero