Así de sugerente se titula un interesante artículo publicado en ZDNet por Steven J. Vaughan-Nichols, un periodista que lleva escribiendo en los principales medios tecnológicos desde los años 80 y que apuesta por una era plena de escritorios como servicio. Y menos PCs; al menos en la empresa.

Aunque no fuera el primer ordenador personal que llegó al mercado, el lanzamiento del IBM PC en 1981 inició la era del PC e impulsó al estrellato a otros actores como Bill Gates y Microsoft. Antes de eso, solo los grandes aficionados y los informáticos ejecutaban PCs y lo más «normal» en el uso de una computadora en una oficina, era una terminal «tonta» que se conectaba a una computadora central o mediante un sistema de tiempo compartido basado en una mini computadora.

Llegó el PC, y el poder cambió de manos. No había que depender de las grandes empresas corporativas. Entramos en una edad de oro de la computación verdaderamente personal. Usuarios avanzados fueron los que decidieron qué equipos se usarían realmente en las oficinas, no el CIO o los departamentos TI. 

La primera transformación del fenómeno que conocemos como BYOD («traiga su propio dispositivo») no comenzó en 2004 con los primeros teléfonos inteligentes. Sucedió mucho antes, en los años 80, con el auge de los clones de bajo coste de los PCs de IBM, que ofrecían la potencia necesaria para realizar el trabajo de computación.

Escritorios como servicio ¿El futuro?

«Eso fue antes», explica Vaughan-Nichols. «Hoy en día tenemos PCs en nuestro escritorio, pero cada vez más son solo front-end para programas como Office 365», una de las principales soluciones de software como servicio o SaaS. De hecho, un portátil Chromebook está concebido como una de las ofertas SaaS de Google.

Y no solo son aplicaciones. Microsoft parece estar avanzando a toda velocidad hacia un modelo de Escritorio como Servicio. «O, llamémoslo como es: Windows como servicio», usando el Microsoft Managed Desktop (MMD) de Windows 10 Enterprise, Office 365, Enterprise Mobility + Security, y la administración del sistema basada en la nube incluida en el Microsoft 365 Enterprise.

El siguiente paso es Windows Virtual Desktop y está casi a punto. Fue uno de los anuncios más importantes de la conferencia Ignite 2018 y no es para menos, porque permite ejecutar sistemas operativos como Windows 7 y Windows 10, así como aplicaciones de la suite Office en una máquina virtual en la nube. Además de virtualizar sistemas operativos y aplicaciones, WVD también proporciona sesiones múltiples en Windows 10 y es compatible con aplicaciones y escritorios remotos RDS de Windows Server.

Microsoft no es el único que está apostando por el modelo de escritorios como servicio y otras grandes como Citrix y VMware, están preparando sus propias ofertas DaaS. «No creo que veamos Windows 10 como un sistema operativo de escritorio independiente. Después de todo, aún necesitará algo para iniciar sesión en el escritorio virtual, y Microsoft y sus socios no querrán que sea un Chromebook, pero puedes ver el futuro desde aquí», recalca el periodista.

Esta tendencia también tiene su «lado oscuro» reconoce Vaughan-Nichols: «Si apostamos por los escritorios como servicio o por SaaS, devolveremos nuestro poder a las grandes empresas corporativas de TI. Estamos volviendo a los años 70 cuando compañías como IBM o DEC tomaban las decisiones. Hoy serán Google y Microsoft, pero es el mismo modelo«.

 

Tomado de:  Juan Ranchal (20 agosto, 2019). Adiós PC, ha sido un placer conocerte, pero toca dejar paso a los escritorios como servicio. DE: https://www.muycomputerpro.com/2019/08/20/escritorios-como-servicio

Para obtener más información sobre drones, soluciones de TI y tecnología en Panamá, escríbanos a redes@multitask.com.pa